Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las verdaderas muñecas de la mafia: Otoniel y sus aberrantes acciones contra las mujeres

Este sábado 23 de octubre el Gobierno colombiano capturó a Dairo Antonio Úsuga David, alias "Otoniel", el temido jefe del Clan del Golfo y el narcotraficante más buscado del país.

Darío Úsuga, jefe de la banda criminal los Urabeños, como la mayoría de los mafiosos tenía una debilidad por las mujeres. Una obsesión que llegó a niveles extremos de aberración.

Este abusaba de niñas entre los 12 y 16 años de edad, ya sea por dinero o por la fuerza, las obligaba a tener relaciones sexuales con él en las selvas de Urabá, donde se escondía.

Su obsesión lo llevó a cometer lo más infames delitos contra decenas de niñas en el país. Pero no solo eran víctimas las mujeres que rodeaban su vida, incluso, las más cercanas a él son parte fundamental de su organización.

Ese grupo está conformado por su esposa Blanca Madrid y las hermanas de esta, María, Sandra y Martha. Lo más llamativo de estas cuatro hermanas es su impresionante parecido.

TAMBIÉN PUEDE LEER: ¿SIGNIFICA LA CAPTURA DE "OTONIEL" EL FIN DEL CLAN DEL GOLFO EN COLOMBIA?


Todas nacieron en Turbo, Antioquia, y tienen la misma contextura física. "Ellas no eran así. Eran normales y obviamente diferentes. Pero cuando Otoniel comenzó a salir y se casó con Blanca la hizo operarse de todo. Lo mismo hizo con sus cuñadas. Todas parecen hechas con el mismo molde y al gusto de Otoniel", explicó a SEMANA un oficial que lleva más de cinco años tras el clan de los Urabeños.

Cuando Otoniel comenzó a ganar más poder en este negocio, su esposa Blanca, conocida con el alias de la Flaca, fue asumiendo un papel más grande y estratégico en la organización.

Esta se encargaba de lavar los millones que ganaban los Urabeños producto del narcotráfico, al punto de ser considerada una gran amenaza y declarada objetivo prioritario. La Flaca decidió involucrar a sus hermanas y hermanos.

Blanca tenía su centro de operaciones junto con sus hermanas. Todos se ecargaron de infiltrar agentes encubiertos en los gimnasios, salones de belleza y centros de estética a los que ellas acudían y las vigilaron día y noche durante meses.

"Con el tiempo, y como vivía como una reina llena de lujos en Medellín, le fue cogiendo asco a ir hasta casas de madera en la selva. Lo que hacía Otoniel cuando eso pasaba era que hacía subir entonces a algunas de las otras hermanas con las que tenía romances, lo cual explica por qué las hizo operarse y que quedaran todas igualitas. Lo curioso es que ninguna de ellas les contaba a las demás. Todas se ponían los cachos entre todas", contó uno de los agentes de la Dipol.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados