Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

La historia del carro fantasma que aparece en las noches de Maracay

Las calles de Maracay albergan la historia de un carro fantasma que a muchos asusta; un Ford Fairlane es una de las leyendas urbanas de la ciudad jardín.

Entérate de la historia que asusta a unos y genera curiosidad a otro... y cuidado cuando transites por las noches en Maracay.

EL CARRO FANTASMA


 

En las madrugadas, muchos cuentan que han visto un Ford Fairlane haciendo un cambio de luces, a la altura del cuartel San Jacinto.

Richard Ortega me contó su anécdota: “Una noche estaba cenando en San Jacinto con mi novia.

Al terminar, me metí por la Av. Casanova para llevarla a su casa en La Soledad. A los cinco minutos, un carro comenzó a hacerme un cambio de luces.

Sin ningún problema me dispuse a darle paso, sin embargo, el carro no pasaba y ante lo incómodo de la situación, decidí bajar la velocidad y el carro comenzó a avanzar.

Cuando lo vimos de cerca, quedamos congelados del horror porque no tenía conductor ni tampoco pasajeros; era un carro fantasma. 

Estaba completamente vacío y lucía como si estuviera quemado. Mi novia gritó. Yo aceleré y al ver por el retrovisor, el Ford Fairlane había desaparecido”, aseguró Richard.

Investigando a profundidad, descubrí uno de sus supuestos orígenes. Se cuenta que Germán García era un hombre alcohólico.

Él estaba casado con una mujer llamada Matilde, a quién solía maltratar cuando se encontraba en ese estado de ebriedad.

TE PUEDE INTERESAR: EL MISTERIOSO LAGO QUE CONVIERTE A LAS AVES EN MOMIAS

Una noche asistieron a la celebración de unos quinceaños. A las horas, Germán ya se encontraba pasado de copas y en un ataque de celos, peleó con un mesero porque estaba cerca de Matilde.

La muchacha lo convenció para irse y se subieron a un vehículo, justamente un Ford Fairlane. Germán tomó la vía de la Av. Casanova Godoy y cuando iba frente a los aviones, detuvo el carro.

Estando allí golpeó a Matilde varias veces. Entre el forcejeo, la mujer se quitó el cinturón, abrió la puerta del copiloto y se escondió en una parte con mucha vegetación donde está la brigada de paracaidistas.

Cegado por la ira, Germán encendió el carro y comenzó a buscarla y gritó:

“¿Dónde estás? ¡No te escondas o será peor!”

Minutos después, al acelerar, Germán perdió el control del vehículo y se volcó. Matilde estaba a una distancia considerable.

Cuando se iba a acercar asustada para ayudarlo, el carro se prendió en fuego y solo se escucharon los gritos agonizantes de Germán.

A partir de esa tragedia nace esta leyenda.

TEXTO Y FOTO: José Alberto Bordon

1 Comentario

Suscribir
Notificar de
guest
1 Comentario
Más antiguo
Nuevos Más votado
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios
eli
eli
1 mes hace

clase de noticia ahora el carro del espanto conduciendo el muerto que vive de sabaneta y firel en tangas y en la cola el autobus con el chofer y el enano meon con los hermanos diaboricos mierda que noticia mas pajua

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

1
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x